Deshechos por la sal. Poemas de Juan Santander Leal

Deshechos por la sal. Poemas de Juan Santander Leal

Introducción

Los poemas que aquí presentamos pertenecen a los libros Cuarzo e Hijos únicos. Ambos dan lugar a un lirismo «engañosamente transparente» (Hernández), cuya escritura «tiene dos tesituras al menos, la de la observación y la de la figura de la imagen» (Bustos). Por un lado, predomina la fanopeia, el tratamiento de las imágenes visuales: «Hay pestañas en la taza/ y nudos que la sal deshace» (2015b 51). Por otra parte, las acciones narradas con precisión que conforman un catálogo de acontecimientos mínimos, señales de un relato secreto, en negativo.

En ambos, imagen y narración se entrelazan y operan en deriva. Sin embargo, al verso elástico in crescendo de Cuarzo se contrapone el comedido fraseo de Hijos únicos, constituyendo maneras diferentes de concebir el espacio y su relación con el hablante. Si en el primero el espacio es dinámico, abierto y cualitativo, en el segundo prima lo escenográfico y lo mensurable, donde la memoria y sus efectos de montaje adquieren un movimiento en espiral «que no se petrifica como ícono de una nostalgia» (Torres). Mientras que en Cuarzo la identidad es difuminada por la observación y la degradación de los objetos, en Hijos únicos la tentativa autobiográfica se tensa mediante la irrupción de la segunda persona, la figura del doble y los efectos de despersonalización: «La luz del día empieza a coagular/ en todas las camas donde has dormido, / lo que te separa de ti mismo/ se sienta a la mesa y come» (47).

Indicios de un relato secreto y de un paisaje formativo, esta selección de poemas de Juan Santander se propone como un interrogante acerca de la manera en que el individuo, un repositorio de elementos disímiles, se cristaliza en el mundo. La narración y la imagen interrumpen el sentido y lo pliegan, evidenciando que tanto la persona, como el texto y el ambiente son cúmulos de nudos desechos por la sal.

Rodolfo Reyes M.

Bibliografía

  • Santander Leal, Juan. Allí estás. Santiago de Chile: Marea baja, 2009.
  • ——; Cuarzo. Santiago de Chile: Marea baja, 2012.
  • ——; Agujas. (2015a) Santiago de Chile: El trueno, 2015.
  • ——; (2015b) La destrucción del mundo interior. Santiago de Chile: Overol, 2015. Hijos únicos. Santiago de Chile: Overol, 2016.
  • Hernández, Leandro. «Mirar a través de la jaqueca». Dos disparos Online Magazine. (2016). http://dosdisparos.com/2016/06/29/mirar- traves-la-jaqueca-la-destruccion-del-mundo-interior-juan-santander-leandro-hernandez-gomez/#.WUnnwBOGP6A (14/02/18).
  • Bustos, David. «"La destrucción del mundo interior", de Juan Santander Leal». Letras en línea. Departamento de literatura. Universidad Alberto Hurtado. (2016). http://www.letrasenlinea.cl/?p=7505 (14/02/18)
  • Torres, Antonia. «Mirada, pertenencia e infancia en ‘Hijos únicos’ de Juan Santander». Letras en línea. Departamento de literatura. Universidad Alberto Hurtado. (2017). http://www.letrasenlinea.cl/?p=7833 (22/11/17).

POEMAS

Selección de Cuarzo

          

            Cuando llega el otoño
            me detengo a mirar
            a través de la jaqueca.
            Hay pestañas en la taza
            y nudos que la sal deshace. El gato quiere lamer
            las cáscaras del techo.
            El aire de la madrugada cubre los dormitorios
            con su gasa interminable.
            Si durmiera un poco menos, no podría entrar en la vigilia.

 

                                                                                                          ⋊ ・ ・ ⋉

 

            Una somera orden,
            algunos fósiles,
            la miel está contaminada,
            los árboles han dejado de regarse. Por exceso de calcio
            la hija es enviada al sanatorio
            con su ortografía de arenisca.
            La narrativa debe continuar
            como una enfermedad y su remedio.

 

                                                                                                         ⋊ ・ ・ ⋉

 

            La piel está despoblada al amanecer, 
            se abre la boca de los peatonales,
            las clavículas son caminos cortados, 
            el pelo negro tapa los derrumbes,
            la dentadura es tan difícil de olvidar. 
            Detrás de la persiana alguien muestra 
            el cuarzo por primera vez a un niño. 
            La prosa golpea los muros,
            en la mesa hay una negra coliflor 
            que todavía parece comestible. 
            Cada siesta es un ejemplo,
            Cada hora de trabajo es un ejemplo. 
            El carpintero espera que su oficio 
            sea necesario nuevamente
            y dos ancianos comparan sus manos
            como si fuesen de un metal rayado.

 

                                                                                                          ⋊ ・ ・ ⋉

 

            La saliva se mezcla con el viento que dobla los árboles.
            La familia perdona a la hija por tragar arena.
            Ella promete no hablar más de las dunas con desconocidos.
            Alguien escribe para que las coreografías no endurezcan sus heridas.
            Algo quiere decirle la luz cuando alumbra su rostro maquillado.
            El invierno llega como un pariente de rodillas frías y hay miedo a las palabras que trae.

 

                                                                                                          ⋊ ・ ・ ⋉

 

            Es agosto y la luz que entra por la ventana es falsa.
            Una mujer me enseña geometría con la mano izquierda.
            Con lápices grafito dibujo las playas que no alcanzo a ver desde aquí.
            Me dirijo a los estacionamientos que con mis amigos usamos como cancha de fútbol. 
            Los bailarines dejan la televisión y comienzan a perder su tiempo en las hemerotecas
                                                                    / y en las salas de fotocopiado.

 

                                                                                                           ⋊ ・ ・ ⋉

 

            El perro duerme en el living de su amo y las esquinas se limpian con la llovizna.
            Después de fumar busco palabras aplastadas por la luz, como una paloma su comida
            en la basura.
            La fiebre y la tos llegan puntualmente y siento juguetes de madera en los zapatos.
            El sol abriga los pasajes y hay espacios en blanco para que los niños soplen humo sobre ellos.
            Los profesores se agrupan a la entrada del museo como una colección de minerales.

 

                                                                                                          ⋊ ・ ・ ⋉

 

            Ella me pregunta si sé cocinar, si quiero ir de viaje.
            Me habla de los balnearios que dan forma al ceceo que calma su cerebro.
            Ella me indica la maleza llamándola mostaza, llamándola vida conyugal bajo un techo de 
            zinc.
            Yo hago lo posible por parecer un empleado de banco, una cría de animal atrapado en los
                                                                    / alambres del antejardín. 
            Ella me regala unos lápices de arquitecto como si yo supiera dibujar.
            Cuando llega tarde escribe una novela llena de lugares comunes: los grillos, los nísperos, la
                                                                    / luna llena, los embalses que se han vaciado en su tierra natal.

Cuarzo. Santiago de Chile: Marea Baja, 2012.
Reeditado en La destrucción del mundo interior. Santiago de Chile: Overol, 2015.


Selección de Hijos Únicos


            LENTE DE CONTACTO

            Duermo siesta en la boca de un gato. 
            El aire caliente no muerde, pero 
            tiene dientes con los que me acaricia, 
            un pájaro picotea el ventanal.

            Estaba soñando con un esqueleto 
            de ballena expuesto en un museo 
            y soñé después con tus brazos, 
            armas blancas encima de la cama.

            Me cuentas que la puerta de un auto 
            te apretó los dedos al bajarte,
            que estás cansada de tanto trabajo, 
            y de almorzar frente al computador.

            Y después los acertijos de siempre: 
            me dices que empecemos a juntar
            a la gente que más nos importa
            en pequeños grupos, para olvidarlos.

            Yo me quedo todo el día en la casa 
            tratando de entender lo que dices, 
            y tú pones un lente de contacto
            en la yema de tu índice derecho.

            Al otro día te despiertas a las seis, 
            te vistes para ir a trabajar
            y ya no quieres seguir durmiendo 
            en una cama que no sea tuya.

                                                                                                         


            HIJO ÚNICO

            Aunque hoy esté despejado 
            agudas gotas caen del cielo, 
            aunque hoy esté nublado
            el sol hace su mímica.

            Acumulas discos y libros,
            te vas a vivir un tiempo en ellos 
            como un viejo que se cree joven, 
            o un joven que se cree viejo.

            Tus vecinos juegan ping pong 
            hasta altas horas de la noche, 
            sueñas que pierdes algo, 
            sueñas que te roban todo.

            Hablas mucho, hablas de lo obsoleta 
            que está la soledad, no hablas,
            los tomates del supermercado
            son gigantes pero insípidos.

            La luz del día empieza a coagular
            en todas las camas donde has dormido, 
            lo que te separa de ti mismo
            se sienta a la mesa y come.

                                                                                                       


            CUENTO

            La niñez tiene los brazos abiertos 
            como una rama de apio en la cocina. 
            Cuéntala bien, no la decepciones 
            cuéntalo todo tal y como fue.

            Río sin agua, invierno sin lluvia, 
            lentejas a la hora del almuerzo. 
            Otoño sin hojas, verano sin playa, 
            y la extirpación de las amígdalas.

            Los pimientos deformes de la plaza, 
            los tableros de ajedrez, los jugadores. 
            El mensaje de la oruga en las hojas 
            del rosal, los hermanos sucedáneos.

            Las estrías del cielo en primavera, 
            el colibrí que no encontraba flores, 
            la máquina para fumigar plantas, 
            la curva en el ánimo del padre.

Hijos únicos. Santiago de Chile: Overol, 2016.

                                       


 

Juan Santander Leal (Copiapó, Chile, 1984).

 

Juan Santander Leal_P. Flores (fotografía)

 

Ha publicado Allí estás (Marea Baja, 2009), Cuarzo (Marea Baja, 2012) y Agujas (El trueno, 2015), todos ellos reunidos en versiones revisadas en La destrucción del mundo interior (Overol, 2015). Además, textos suyos aparecen en el libro Memoria poética. Reescrituras de La Araucana (Cuarto propio, 2010). En el 2016 se publicó Hijos únicos (Overol), libro ganador del premio Mejores Obras Literarias del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes (CNCA). Su publicación más reciente es la plaquette nueve lugares (Cuadro de Tiza, 2017).

© Fotografía: Paulina Flores


Referencia electrónica

Santander Leal, Juan. «Deschechos por la sal. Poemas de Juan Santander Leal. Introducción de Rodolfo R. Macaya». Hyperborea. 1 (2018): 150-167. https://www.hyperborea-labtis.org/es/paper/deshechos-por-la-sal-poemas-de-juan-santander-leal-74

 

Publicación Hyperborea
Número 01 (2018)